Cada mañana consulta tu propia baraja realizando una tirada del Tarot en Femenino gratis, para que los arcanos te indiquen cómo será tu día. También debes probar a ir desarrollando la intuición tratando de adivinar cuál de los cuatro elementos regirá el día. En la lectura del tarot en femenino los Bastos son el símbolo del Fuego, y se relacionan con la vida, la transformación y la acción. Las Espadas se corresponden con el elemento Aire, y tienen que ver con las ideas y los pensamientos. Las Copas representan el agua y están vinculadas a la vida emocional, el amor. El cuarto elemento, la Tierra, al que corresponde el palo de Oros, se relaciona con el dinero, el mundo laboral y la materia. Para obtener respuestas concretas del tarot en femenino gratis sólo debes dejar que venga a tu cabeza uno de los cuatro elementos. Tras pronunciarte por uno, escoge una carta de la baraja y observa si coincide con tus predicciones.

Horóscopo Maya Calendario EnFemenino

Enfemenino. Para conocer el horóscopo maya, es necesario conocer su calendario. Los mayas median el tiempo rigiéndose por dos calendarios, el Tzol de 206 días y el Haab carric de 365. Estos dos calendarios marcan una gran diferencia entre el ciclo lunar y el solar. En el calendario maya, el año se dividía en 13 lunas que eran periodos lunares de 28 días (como el ciclo menstrual femenino). Esa cantidad de lunas daban una suma total de 364 siendo el (365) el día que se celebraban las festividades y era denominado “EL DIA DONDE EL TIEMPO NO CORRE”, que no era tenido en cuenta en el mes lunar. Si hacemos una equivalencia de este calendario con el gregoriano por el que nos regimos nosotros, esa misma fecha seria el 25 del mes de julio. A las lunas les ponían el nombre de ciertos animales elegidos de entre los más cotidianos para ellos: el lagarto, la serpiente, el zorro, la tortuga, la ardilla, el jaguar, la lechuza, el halcón, el murciélago, el pavo real, el escorpión, el venado y el mono. El calendario Haab Cafric, mezclado con el calendario Tzol, que contenía meses de 20 días y 13 sellos que representaban las 13 lunas, daba determinadas características individuales a cada día completando una circunferencia de 52 años. Al hacer que cada día fuese distinto y característico, lograban que su vida fuese muy distraída y feliz. Y cuando nacía un niño se le atribuían ciertas cualidades que eran las que correspondían al día de su nacimiento.